Tipos de Preguntas en el Coaching

Al ayudar al coachee, el coach sabe que para cada meta y aspiración
que este tenga hay una serie de preguntas que funcionan mejor. Un ejemplo en
este sentido es la lista o serie de 85 preguntas que ha configurado a manera
referencial el
Observatorio Europeo de
Coaching
y que a continuación se enlistan según sus determinados contextos de
aplicación:

  • Preguntas para determinar el perfil
    del cliente y tenerlo en cuenta al diseñar el plan de acción personalizado.
  • Preguntas para reconectarlo /
    ayudarlo a encontrar un rumbo.
  • Preguntas para ayudarlo a cambiar
    de perspectiva.
  • Preguntas para la toma de conciencia.
  • Preguntas para crear acción.
  • Preguntas para establecer la meta.
  • Preguntas para diseñar un plan de
    acción.
  • Preguntas para que el cliente
    encuentre soluciones propias.
Igualmente,
dentro de cada etapa en una conversación o proceso de coaching conviene usar
ciertos tipos de preguntas. La organización Lifeforming
Leadership Coaching
identifica principalmente cuatro tipos de preguntas
poderosas:
1)    
Preguntas Directas: Apuntan directamente a la esencia del asunto.
2)    
Preguntas Abiertas: Abren la puerta del corazón pero dejan que el
aprendiz dirija la conversación.
3)    
Preguntas que provocan el tomar responsabilidad: Se enfocan en
tomar responsabilidad y ser proactivo.
4)    
Preguntas Reveladoras: Ayudan al coachee a mirar la situación en
nuevas maneras.
Si bien todo buen
coach construye su propio inventario de preguntas; sin embargo, simultáneamente
precisa afinar su intuición de tal manera que le permita hilar la red de
preguntas en torno al sentido emergente de la conversación y no necesariamente
en función de fórmulas preconcebidas. 
Tiene usted su inventario de preguntas? Tome como referencia algún listado pero asegúrese de afinarlo a su propio estilo.

Propósito y Concentración: Elementos esenciales en el liderazgo personal


El propósito del líder


“Si hay esperanza en el futuro, hay poder en el
presente”
Zig Ziglar
Un propósito claro en la vida del líder es la clave para
vivir y alinear a la gente adecuada en la dirección correcta, para lograr
avanzar organizaciones a un nuevo nivel y para dejar un legado digno. Es
importante que el líder sepa hacia donde va y porqué va hacia allá. Las
personas deben ser primero persuadidas por dos cosas:
1)   
Lo
primero, es reconocer cual es la recompensa que espera tener al final del
camino; esto proporciona un incentivo claro e inmediato. Muchos líderes no
saben porque hacen lo que hacen; y peor aún, lo hacen a conciencia.
2)   
Lo
segundo, es llegar a reconocer el llamado a estar y mantenerse en una carrera
en específico; esto proporciona enfoque. Es decir, es importante que el líder
reconozca si esta en el “estadio” correcto y que sus habilidades funcionan
acorde con la disciplina en la que esta participando.
Al tener claros estos dos puntos, el entusiasmo o la pasión
serán obvios y contribuirán al cumplimiento de su propósito esencial.

Concentración: El esfuerzo concentrado
produce eficacia

Vivir por prioridades conduce a un esfuerzo concentrado y el
esfuerzo concentrado produce resultados extraordinarios. La gota de agua no
orada la roca por su contundencia, sino por su frecuencia. La luz alineada
produce el rayo láser. Cuando un rayo de luz está compuesto por rayos de
idéntica frecuencia y amplitud, se lo llama coherente, la energía del mismo
crece en proporción descomunal respecto a un rayo no coherente. La luz coherente
es más conocida por el nombre de rayo láser. La luz de un tubo fluorescente
apenas ilumina los sólidos, pero el láser perfora el acero. ¿Cuál es la
diferencia? Coherencia, focalización, esfuerzo concentrado. Lo mismo ocurre con
el desempeño del líder cuando esta enfocado: es más efectivo y también más
eficiente. Al enfocarse en las prioridades, el líder aprovecha mejor sus
recursos: tiempo, energía, habilidades, etcétera.

Referencia:
Manual del Curso “Liderazgo: Impulsando la capacidad de influencia de los lideres.” Global Leadership Consulting. (2009)

El Liderazgo Ubuntu de Nelson Mandela para Sudáfrica

Nelson Mandela
Sudáfrica
es un país situado en la punta sur del continente africano. Tiene una población
de 44,2 millones (estimada en julio de 2006). Este país ha pasado por una lucha
por tierra, diamantes y oro, que comenzó en 1806 y se intensificó a causa de la
subyugación de los habitantes nativos por parte de los británicos, y
posteriormente por los holandeses. Después de la guerra de Boer en 1902, la
resultante unión de Sudáfrica funcionó según una política de apartheid (Separación),
es decir, desarrollo separado de las razas. Esto fue confirmado cuando, en
1948, el Partido Nacional ganó las elecciones de todos los blancos, y comenzó a
aprobar legislación que codificaba e imponía una política aún más estricta de
dominio blanco y separación racial. En los primeros años de la década de 1960,
después de una protesta en Sharpeville, en la cual fueron murieron 69 de los
participantes en la protesta, y 180 fueron heridos, el Congreso Nacional
Africano (ANC) y el Congreso Pan-Africano (PAC) fueron culpados por esto.
Nelson
Mandela y muchos otros líderes que se oponían al apartheid fueron condenados a
prisión por cargos de traición. Las luchas físicas y emocionales de los
surafricanos son conocidas por muchos. Las historias de opresión, palizas,
terror y aun muerte son incontables. La sentencia de prisión para toda la vida
dictada contra Mandela por sabotaje no le impidió trabajar para inspirar en
otros el sueño de una nueva Sudáfrica, un hogar para todos los llamados sudafricanos
(sin distingos de raza). La sentencia contra Mandela fue conmutada, y salió de
la prisión en febrero de 1990. La década de 1990 puso fin políticamente al apartheid,
e inició un gobierno de la mayoría negra. Tan pronto como Mandela fue liberado,
y en contra de todo pronóstico, él predicó unidad y sanidad.
La
visión de Mandela era “por Sudáfrica, una nación sanada”. Mandela quería
Ubuntu.
Esta es una ideología surafricana que se enfoca en la comunidad, o humanidad
hacia otros. La filosofía social de Ubuntu, a la cual se refería Mandela,
introdujo un cambio significativo en el sistema de valores sustentador de este
bello país, a uno que, según Krause, confía en los valores de solidaridad
grupal, compasión, respeto, dignidad humana y unidad colectiva. La idea fue
captada y se difundió por toda Sudáfrica. A Mandela se le otorgó el Premio
Nobel de la Paz en 1993; y el 10 de mayo de 1994 tomó posesión como el primer
presidente de Sudáfrica democráticamente elegido.
Como
consecuencia de su liderazgo y legado, Sudáfrica se ha ido convirtiendo poco a
poco en  una economía más productiva e
industrializada que exhibe muchas características asociadas con los países que
están en desarrollo; sin embargo, ha logrado mucho progreso.

Adaptado del libro en ingles Una Plataforma de Liderazgo para la transformación: Ideas e historias basadas en valores paraentidades emergentes alrededor del globo” de Jesus A. Sampedro Hidalgo
(2008) A punto de ser publicado en Español
en 2013